Retribuir: El proyecto de la mochila escolar

 La imagen puede contener personas personas ropa e indumentaria Fotografía: cortesía de Erin Schrode

CAUSA Erin Schrode, estudiante de diecinueve años de la Universidad de Nueva York, dice que siempre le ha apasionado el activismo. En marzo de 2010, dos meses después de que un gran terremoto azotara Haití, viajó al pequeño país para ser voluntaria en el Proyecto Medishare, un hospital de campaña en Puerto Príncipe. Mientras estaba allí, conoció a un maestro que lamentó que pocos de los niños estuvieran aprendiendo: Haití había cerrado temporalmente todas las escuelas a raíz de la tragedia. El maestro estaba dispuesto a brindar lecciones, recuerda Erin, pero simplemente no tenía las herramientas. 'Por dónde empezar me pareció claro', dice ella. 'Todo el mundo necesita materiales para aprender. Así que me dispuse a que esto sucediera'. Erin reclutó a amigos, familiares y empresas para armar paquetes de materiales ambientalmente sostenibles para donarlos a jóvenes estudiantes en Haití; llamó a su proyecto The Schoolbag. El verano pasado, ella y su equipo regresaron al país caribeño para realizar una investigación de campo adicional. Después de tres semanas de reuniones con organizaciones no gubernamentales y niños locales, se fijó una meta: entregar 11.210 mochilas a los niños de Haití antes de que comiencen las clases este otoño. ¿Por qué ese número específico de bolsas? Es la fecha del terremoto: 1-12-10.

EFECTO Erin y su equipo están recaudando fondos y solicitando donaciones para su distribución prevista para el otoño.

INVOLUCRARSE Para más información visite theschoolbag.org .